Inicio / Muebles antiguos / Cómo elegir la mesa de centro perfecta (Parte 1)

Tu salón necesita todo tipo de accesorios que complementen su funcionalidad. Cada uno de los elementos que lo componen son importante para crear una armonía en su conjunto. No puedes olvidar la mesa de centro, aunque no es nada fácil escoger aquella que sea perfecta para tus necesidades.

Desde la tienda de antigüedades Zumadia queremos darte algunas claves para conseguirlo. Donde debes hacer caso a una serie de aspectos relevantes que van a condicionar la elección de tu mesa de centro. Por ejemplo, el tamaño, la altura, la forma, el material, el diseño o la funcionalidad.

Aspectos que valorar de tu mesa de centro

  • Medir: lo primeros que debes hacer siempre antes de comprar un nuevo mueble, es medir. Es una manera para hacerte una idea de lo que ocupara la mesa en tu salón. A veces nos dejamos llevar por el diseño y compramos muebles o muy grandes o muy pequeños. También tendrás que ver el espacio disponible que queda alrededor.
  • Armonía: cuando vas a hacerte con tu nueva mesa de centro, debes valorar el resto de mobiliario de la estancia. Éstos tienen unas dimensiones concretas que influyen en el espacio que queda libre. Además, tienen una forma que también influirán para escoger el posible diseño.
  • Tamaño: la medida de la mesa es básica para su elección. Para saber el tamaño adecuado de tu mesa, coge el cuadrado o rectángulo que has medido de tu salón y resta 40-50 cm por cada lado donde haya muebles. El espacio resultante te indicará el tamaño que debe tener la mesa de centro.
  • Largo: el largo de la mesa es un motivo de mucho debate respecto a las mesas de centro. No hay que escoger nunca un modelo que sea más pequeño que la mitad de la longitud total del sofá porque reducirá el tamaño del salón. Ni tampoco elijas una mesa que sea más larga y sobresalga respecto al sofá. La única opción para hacerlo es usar varias mesas auxiliares como mesa de centro.
  • Altura: una de las reglas para saber la altura de tu mesa de centro, es que nunca debe ser más alta que el asiento de tu sofá. En caso contrario se verá una descompensación y sentirás como tu salón es más pequeños y desequilibrado. Puedes jugar incluso con varias alturas de mesa que aporta movimiento, pero sin sobrepasarlo.

Continuará…

Cometarios(0)

Dejar un comentario