Inicio / Muebles antiguos / ¿Por qué comprar una mecedora antigua?

Cuando escuchamos la palabra mecedora enseguida viene a nuestra cabeza una imagen de una madre sentada en la mecedora con su bebé o bien dándole el pecho o bien intentando calmarle en mitad de la noche. Esa imagen nos proporciona un sentimiento de confort, relax y descanso. Consigue vivir en primera persona esos sentimientos comprando una mecedora antigua para tu hogar. Lograrás un descanso placentero y encima darás a tu casa un toque rústico, sobre todo al salón. De hecho, te recomendamos colocar la mecedora al lado de la chimenea. Así tendrás una zona donde relajarte y entrar en calor en otoño e invierno mientras te tomas un chocolate calentito de noche o los fines de semana.

Las mecedoras antiguas se caracterizan por sus patas curvadas gracias a las cuales podemos balancearnos hacia adelante y hacia atrás con un simple impulso realizado con los pies. Ese mismo balanceo será el que te relajará, el que te transportará a otra dimensión e incluso puede que te quedes dormido. De hecho, antiguamente, las mecedoras eran considerarás imprescindibles dentro del hogar, especialmente en la zona de descanso. Más allá de la tranquilidad, comodidad y relax, las mecedoras se convertirán en el centro de atención. No pasarán desapercibidas debido a su belleza. Todos tus invitados antes o después acabarán probándolas.

Zumadia Mecedora antigua

Ventajas de tener una mecedora antigua

  • En el salón es perfecta para crear un rincón de relax y comodidad. Podrás ponerla junto a la chimenea y disfrutarla los días de frío mientras te calientas con una mantita y la leña. También es perfecta para desconectar de la semana y descansar mientras nos tomamos una taza de café, té o chocolate o mientras leemos un libro.
  • En el dormitorio del bebé, la mecedora tendrá gran funcionalidad. Por un lado, se puede usar para calmar al bebé cuando llora o para dormirle. Asimismo, el balanceo es perfecto para dar el pecho al bebe. Además, la madre también estará más cómoda ya que tendrá la espalda recta y los brazos apoyados en el reposabrazos.
  • Por último, los meses de buen tiempo, se puede sacar la mecedora al jardín, patio o terraza. El balanceo, la brisa y el sol es la combinación perfecta para desconectar de todo y de todos.

En Zumadia tenemos a la venta una mecedora antigua con un diseño clásico, la de toda la vida. Es perfecta no solo por su calidad y belleza, sino también porque este diseño nunca pasa de moda. Está restaurada. Tanto la madera como las rejillas están en perfecto estado. Para más información, contacta con nosotros.

Cometarios(0)

Dejar un comentario