Las mesas de centro son un elemento básico en el salón. Se transforman en las eternas compañeras de nuestros sofás dándoles un uso que muchas veces no tienen otras en el hogar. Sin embargo, hay que elegir la adecuada para este espacio. Hoy apostamos por las increíbles mesas bajas de centro antiguas.

Este complemento para el salón es indispensable, aunque muchas veces no prestemos mucha atención. Son muchos los aspectos que necesitas saber para elegir bien las mesas bajas de centro antiguas. En Zumadia te damos unos consejos a tener en cuenta antes de hacerte con esta tipología de mesas concreta.

Características de las mesas bajas

  • Tamaño: lo primero que hay que tener en cuenta sobre tu mesa baja es el tamaño. Siempre dependerá del espacio que dispongas dentro del salón. Ya que hay salones más cuadrados, alargados o con otras formas raras. Lo recomendables es que la longitud no sea inferior a la mitad del sofá.
  • Altura: si estamos hablando de mesas bajas de centro antiguas la altura también es importante. Lo más recomendable es que se mantenga a la misma altura que el sofá y las butacas que le rodean, o incluso más baja. De esta manera no perderás visibilidad e incluso puedes optar por algunas con cierto almacenaje.
  • Material: es lógico pensar que el material es clave a la hora de escoger tus mesas. Dependerá del espacio del que dispongas, la utilidad que vayas a darle y el resto de la decoración de la estancia. Es interesante elegir una mesa antigua de madera en medio de un estilo contemporáneo ya que la mezcla resultante es muy atractiva.Aparador bajo rústico de castaño
  • Forma: la mayoría de las mesas bajas de centro antiguas son de forma rectangular. Son las que mejor encajan con el resto de los muebles y el espacio disponible en el salón. Existen otras cuadradas o redonda que pueden servir para colocar en el centro de la estancia.

Ejemplos de mesas antiguas en Zumadia

  • Mesa baja de centro antigua:  esta mesa antigua tiene la tapa de madera de roble. Las patas son de madera de nogal y son torneadas, entre ellas lleva un largo cajón. Le hemos cortado las patas para adaptarla como mesa de centro. Está restaurada, tratada contra xilófagos y terminada a la cera.
  • Aparador bajo rústico de castaño: tiene un cajón grande abajo y 2 más pequeños encima, dejando un hueco en el centro. Tiene ruedas debajo del faldón para facilitar el movimiento. El fin de este mueble puede ser como mesa-aparador para la televisión o mesa baja de centro. Está tratado y terminado a la cera.

Cometarios(0)

Dejar un comentario