Inicio / Muebles antiguos / Así son las rinconeras antiguas restauradas

Hay muchos elementos en la decoración que a veces desconocemos o no sabemos la gran utilidad que tienen. Tu casa está llena de complementos de diseño, perfectos para dar vida a su interior. Estanterías, adornos, cuadros, fotos, mesas, sillas, librerías y un sinfín de elementos cada vez más importantes. Si tienes un rincón sin usar y quieres darle más sentido, puedes apostar por rinconeras antiguas restauradas.

Este tipo de objetos son de vital importancia para que una esquina no se vea solitaria y sin una utilidad. En la página online de Zumadia te ofrecemos la posibilidad de hacerte con algunas rinconeras antiguas restauradas de gran calidad. Es una pieza perfecta para colocar en salones, dormitorios, entradas, comedores o pasillos, entre otros.rinconera de roble

Con una rinconera podrás aprovechar al máximo el espacio de tu vivienda. Ese hueco que antes estaba sin uso, ahora estará lleno de tus cosas personales y queridas. Y es que las rinconeras antiguas se adaptan a cualquier esquina o rincón de la habitación. Sin duda algo característico que valoraran los coleccionistas de lo vintage y los amantes de lo antiguo.

Ejemplos de rinconeras antiguas restauradas

Rinconera rústica de roble: se trata de una rinconera rústica  hecha de madera de roble antiguo. Partiendo de una puerta antigua hemos construido esta rinconera con la parte trasera y baldas también en roble. Ahora mismo se encuentra totalmente restaurada y lista para buscar un hogar donde cumplir con su función.

Rinconera antigua restaurada: se trata de una rinconera antigua de madera de castaño, un material ideal para decorar. Puede ir colocado en tu lugar preferido del hogar, buscarle un hueco en tu salón o hacerla destacar en tu dormitorio. Cuenta con dos puertas y baldas en el interior. Actualmente está totalmente restaurada, tratada, encerada por fuera y lacada por dentro lista para el cliente. Sus medidas son 113 cm de, 129 cm de alto y 57 cm de fondo.

Cometarios(0)

Dejar un comentario