Inicio / Muebles antiguos / Sillas antiguas para tu despacho

Si estás poniendo a punto tu oficina antigua o tu despacho, hay un elemento que nunca debe faltar. Se trata de las sillas antiguas ya que en ellas pasaremos gran parte de la jornada laboral. Es por eso que no nos sirve cualquier tipo de asiento, tiene que ser adecuado a nuestras características.

A veces nos dejamos llevar por la belleza de las sillas antiguas o de las sillas modernas. Cuando lo que realmente importante son otras recomendaciones para evitar los dolores después de un largo día. Desde Zumadia te damos a conocer algunas de las claves para ello, al mismo tiempo que te ofrecemos algunas de nuestras increíbles sillas antiguas.

Recomendaciones para las sillas antiguas

Se habla mucho de la comodidad como el aspecto fundamental de las sillas antiguas. Este tipo de asientos pueden ser muy cómodos, pero tras ocho horas, es recomendable levantarnos a estirar el cuello, la espalda, los brazos y las piernas. Hazlo cada dos horas para evitar el entumecimiento de las piernas y la sobrecarga de los músculos. Realiza ejercicios de flexibilidad para disminuir la tensión y mejorar la circulación.

Lo cierto es que si estás ocho horas sin moverte al final existirá algún tipo de dolor. Cada persona tiene unos factores diferentes y una postura única que los define. Eso significa que unos tendrán la espalda más plana o más encorvada; lo cual tendrá una consecuencia en la posición de la cabeza junto a la altura.Silla de escritorio giratoria

Para elegir una silla antigua o una silla de oficina, hay que tener en cuenta también otra serie de aspectos. Las ruedas pueden facilitar los movimientos a lo largo de la oficina; la regulación de la altura del asiento es importante para que los pies queden apoyados en el suelo; así como también la profundidad del mismo.

Ejemplos de sillas antiguas de escritorio

Hay muchas clases de sillas antiguas y en todas te vas a encontrar siempre elegancia y personalidad. Darán un toque único y distinguido a tu lugar de trabajo. Además, combinan a la perfección con tu escritorio antiguo, siendo un rincón de tu hogar cargado de encanto y funcionalidad. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Silla antigua de escritorio: esta silla es giratoria y se puede regular en altura. El asiento es el original hecho de fibra vegetal y está muy bien conservado. Está restaurada y tratada adecuadamente para ser usada.
  • Silla giratoria antigua de escritorio: se trata de una silla giratoria antigua hecha en madera de roble. Butaca antigua de escritorio con asiento tapizado en piel. Debajo del asiento lleva el mecanismo, conservado en perfecto estado, para girar y hacerla reclinable.

Cometarios(0)

Dejar un comentario