Hay algunos muebles de decoración que viven modas de mayor o menor auge. A veces los dejamos aportados en un rincón y otras veces, cobran el protagonismo que realmente merecen. Es el caso de la mecedora antigua que ha vuelto para quedarse en nuestros hogares. Y siempre que escuchamos esa palabra, nos llega a la mente la imagen de una madre o una abuela meciéndose. Capaz de proporcionarnos confort, relajación y una dosis hogareña.

Si estas pensando en tener una mecedora antigua en tu casa, ahora es el mejor momento para llevarlo a cabo. Suelen tener las patas curvadas para poder balancearnos hacia delante y hacia atrás con un pequeño impulso. Algo que pueden relajarte después de una dura jornada de trabajo o para acunar a un bebé recién nacido. Son cómodas y dan tranquilidad si las colocas en una zona de descanso. Desde Zumadia te damos posibles localizaciones interesantes para poner tu mecedora antigua.

Lugares dónde ubicar tu mecedora antigua

Una mecedora antigua puede compartir el mismo protagonismo que los asientos auxiliares. Aportará calidez y un toque original e innovador al espacio donde la ubiques. Además, puedes modernizarla con diferentes estilos, colores, tapices o textiles que la adornen.

  • Merecedora antigua restauradaSalón: el lugar más común donde colocarla es el salón, cerca del sofá o de la chimenea. Es interesante en ambientes clásicos, vintages e incluso industriales con un toque más moderno. Quedará bien en espacio vanguardistas, otorgando el elemento distinguido de todo el salón. Es habitual en casas de pueblo o ambientes costeros, y muy querida por los más pequeños de la casa.
  • Comedor: una manera de integrarla en la decoración es dentro del propio comedor. Puede transformarse en un elemento increíble y que todos querrán probar en algún momento. No te limites a la madera, ahora también tienes la opción de renovarla para que crear una atmósfera perfecta en tu comedor. Llenará de colores llamativos u otros más clásicos como marrón, blanco o negro para que armonice en el ambiente.
  • Dormitorio: otro de los lugares donde colocarla es creando un rincón de descanso en el dormitorio. Si tienes una habitación de grandes dimensiones, una mecedora puede ser un remanso de paz. Quedará perfecta cumpliendo las funciones de descalzador, asiento de lectura o de descanso antes de meterte en la cama. Y muy útil en dormitorios donde ha llegado un bebé.
  • Exteriores: la última elección interesante para tu mecedora antigua son los exteriores de tu hogar. No será la primera vez que recordáis a vuestras abuelas en el porche o en el descansillo de casa, sentadas en una mecedora. Retoma esa vieja costumbre de nuestros antepasados colocándola en estos espacios concretos.

Cometarios(0)

Dejar un comentario